Monumentos y Museos


Itinerarios por Granada


Desde: 01/01/1998    Hasta: 31/12/2010   Historico

Incluye la actividad en tu agenda Añadir a mi agenda




Mostrar detalles para 1. La Alhambra y el Generalife.1. La Alhambra y el Generalife.
Mostrar detalles para 2. El Albayzín2. El Albayzín
Mostrar detalles para 3. Granada Intramuros3. Granada Intramuros
Mostrar detalles para 4. Granada Extramuros4. Granada Extramuros
Ocultar detalles para 5. Granada Entorno5. Granada Entorno

La Cartuja.
Monasterio de Cartuja- Fue fundado en 1513 en las huertas de Alcudia y Abencerrajes, Pago Aladamar, de la acequia que viene de Alafacar "frente de las lágrimas". Cedió los terrenos el Gran Capitán, más apenado, pero poco seguro, se trasladó, desligándose el Gran Capitán, que tuvo una heroica actuación en el primitivo en la Guerra de Granada.
Portada del Compás del siglo XVI plateresca, de Juan García de Pradas, arco de medio punto, pilastras, enjutas con escudo de España y hornacina con una Virgen.
La iglesia domina el compás sobre una escalera de dobles accesos. Antiguo empedrado granadino de 1679. La fachada en cantería con portada neoclásica de columnas jónicas, por Joaquín Hermoso, 1749, de cuyo hermano Pedro Hermoso es el San Bruno en mármol blanco.
Por un zaguán que comunica el Claustro, antes claustrillo. El mayor con las celdas se demolió en el siglo pasado y en el presente la Casa Prioral, del siglo XVII, con arcos de medio punto sobre columnas toscanas y jardín central.
EI Refectorio, primera sala a la derecha, con bóvedas ojivales, poyo a su alrededor y púlpito lateral, construido en el siglo XVI, lo diseñó Fray Alonso de Ledesma. En alto, pintada por Fray Juan Sánchez Cotán, una cruz; debajo del mismo, la Santa Cena.
Cuatro lienzos de Fray Juan Sánchez Cotán narran los martirios sufridos por los cartujos en Inglaterra reinando Enrique VIII. Tres cuadros menores con parejas de cartujos en éxtasis, con elementos de su martirio. Conecta con la sala de Profundis, 1600, con retablo pintado por Fray Juan Sánchez Cotán, lienzo del mismo con San Pedro y San Pablo y seis restantes, con la historia de los cartujos, una Santa Faz y la Virgen con el Niño.
La Sala Capitular de Legos edificada en 1517 con bóvedas, arcos y ventanas góticas. El altar con una tabla del siglo XVI y cuadros con escenas cartujanas de Vicente Carducho.
Sala Capitular de Monjes, de 1565 con puertas eón clavos de bronce de Fray Juan Martín, bóveda gótica, artesonado renacentista y lienzos con escenas cartujanas de Vicente Carducho.
Cuatro capillas del lado restante del claustro con la Virgen con el Niño de José Risueño y Ecce Homo, barro de los Hermanos García.
La iglesia, con acceso junto al zaguán, se erigió en 1517. La proyectó Fray Alonso de Ledesma según modelo de la casa cartuja en Grenoble y se realizó en el siglo XVI dirigida por Cristóbal de Vilehez.
De forma rectangular alargada, dividida en zonas diferenciadas por la función jerarquizada de la espiritualidad cartuja. Primer espacio separado por una vespa para los fieles, menos extenso, con simple decoración. Coro de Legos, con asientos laterales imitado por un cancel de taracea cartujana con incrustaciones de ébano, palosanto, plata, marfil, nácar y carey, del lego José Manuel Vázquez, 1730. Dos retablos laterales barrocos de madera dorada con estípites ornamentados. El izquierdo, con óleo del Descanso en la Huida a Egipto de Fray Juan Sánchez Cotán, en que destaca el pan que con el queso y el cuchillo sobre un lienzo forman un bodegón. El derecho, Bautismo de Cristo de Sánchez Cotán.
Amplio coro de los monjes y presbiterio con doble grada, ábside ochavado, portadas en sus ángulos, bóvedas y cúpula elipsoidal. En el Altar Mayor, baldaquino que centra la vista hacia el posterior Sagrario; lo proyectó Francisco Hurtado Izquierdo, 1710, sobre base de mármol rojo y negro, formas ligeras y tres columnas en cada lateral, lo remata una corona que sostienen angelitos. La imagen de la Asunción titular, de José de Mora, con sentido de elevación. Sobre el Mar, en dos escenas, óleo de la Ascensión: inferior apaisado el Sepulcro y los Apóstoles, arriba la Virgen subida por ángeles; laterales Adoraciones de los pastores y de los Reyes, de Pedro Atanasio Bocanegra.
Decoración mural profusa en yeso con elementos naturalistas, ángeles y hornacinas con imágenes en blanco, excepto en el presbiterio que, policromado, concentra la impresión.
En alto, cuatro lienzos de la pasión: la Oración del Huerto, la Flagelación, Ecce Homo y Nazareno, de Fray Juan Sánchez Cotán. Laterales, la vida de la Virgen: Inmaculada, Nacimiento de la Virgen, Presentación, Encarnación, Desposorios, Visitación, Nacimiento de Jesús, Purificación de María y Presentación de Jesús, de Pedro Atanasio Bocanegra.
En el altar lateral izquierdo retablo del siglo XVII y Virgen del Rosario de Pedro Atanasio Bocanegra.
El Sancta Sanctorum o Sagrario, posterior y separado por cancel bajo arco, concentra la vista; lo diseñó en 1709 Francisco Hurtado Izquierdo. Planta cuadrada con dobles columnas corintias en los ángulos de mármol negro y capiteles dorados sobre pedestales de mármol grises, rojos y negros moldurados, cornisas doradas, molduras onduladas, cuatro arcos en cada lateral y pequeños en las esquinas que las rompen. La cápula la pintó al fresco Antonio Palomino Velasco, ayudado por José Risueño, 1712, con el Santísimo sobre la esfera terráquea que sostiene San Bruno, en alegoría de la Orden Cartuja. Cuatro imágenes policromadas bajo doseles de San José y San Bruno de José de Mora, Santa María Magdalena de Pedro Duque Cornejo y San Juan Bautista de José Risueño.
En el Tabernáculo central, el Sagrario neoclásico sustituye al barroco robado; doble templete barroco en mármoles rojo y negro, con ocho columnas salomónicas y planta cuadrada. En sus esquinas cuatro imágenes de las Vfrtudes de José Risueño. Dos óculos laterales permitían la adoración permanente del Santísimo.
Cuatro imágenes recostadas laterales representan el Silencio, Soledad, Religión Monástica y Fe, como la que remata el Tabernáculo. Dos lienzos del Antiguo Testamento, 1711, de Antonio Palomino. Suelo de mármoles de colores.
La Sacristía, con acceso desde la izquierda del Presbiterio, por puertas de taracea de Fray José Manuel Vázquez, deslumbra por su luminosidad. Planta rectangular con cabecera eliptica, con complejas formas realizadas por el cantero Luis de Arévalo y el tallista Luis Cabello. Siete grandes pilastras estípites marcan el ritmo y ocultan ventanales profundos que iluminan efectístamente
Zócalo en ágata de Sierra Nevada. Las molduras minuciosas en planos superpuestos, tramos rectos, curvos y volutas, llegan por su profusión a la saturación. La tradición decorativista nazarí y el gusto local por lo fastuoso en originalidad acusada, asumen elementos borromimanos, en un espacio arquitectónico de estructura simple recubierta de decoraciones, que multiplicando detalles alcanzan una realización casi irreal. Movida cornisa, bóvedas esféricas cubiertas de ornamentación y elíptica en la cabecera. Retablo de columnas connuas en ágatas, cajoneras de taracea de Fray José Manuel Vázquez y solería ajedrezada en mármol blanco y negro en rombos.
En la hornacina izquierda imagen policromada de San Bruno de José de Mora, místico, agitado hábito y mirada al infinito.
Cobres en grandes marcos, Crucificados e Inmaculada, de Pedro Atanasio Bocanegra.
Los arquitectos pudieron ser Francisco Hurtado Uquierdo y José de Bada sucesivamente.


La Abadía del Sacromonte.
Abadía del Sacromonte.- A través del barrio gitano de cuevas, por siete cuestas, se sube al Monte Santo del Valparaíso. Los descubrimientos del año 1594, libros plúmbeos y reliquias de San Cecilio, San Tesifón y San Hiscio, auténticas según el Concilio de Granada, lúca, decidieron al Arzobispo Don Pedro de Castro y Quiñones con autorización real y pontificia a fundar la Colegiata. Hallazgos desmentidos en que intentaron los moriscos compatibilizar su religión con la cristiana, para evitar su expulsión.
Planeó el conjunto cl jesuita Pedro Sánchez, realizado parcialmente. La iglesia de Ambrosio de Vico, 16a9, con planta de cruz latina, arcos de medio punto, y bóvedas de cañón, añadiéndose en 1762 las capillas laterales. Retablo de 1743 de Blas Moreno, y cuatro ángeles de crucero. Crucificado de una capilla, pequeña Inmaculada y óleos, el de San Martín, de José Risueño. Manirio de Santiago de Pedro Atanasio Bocanegra y Nacimiento de Jesús de Vicente Carducho. Lienzo Martirio de San Pedro de Guido Reni.
Posterior a la derecha del Altar Mayor, la sepultura con estatua orante del fundador. En la Sacristía una mesa florentina de incrustaciones de piedras duras. Sillería del coro, 1615, de Francisco Díaz de Ribera.
Claustro manierista con veinte arcos de piedra. Museo con la Virgen de la Rosa de Gerard David; lienzos de San Agustín de Lucas Jordán, Sagrada Familia y la Coronación de la Virgen de José Risueño, Inmaculada de Fray Juan Sánchez Cotán, Nacimiento de Jesús y óleo de San Miguel, San Rafael, San Gabriel y el Angel de la Guarda de Pedro Atanasio Bocanegra, del Rector Don José Alcántara y Navarro de Vicente López y de Don Juan Varela por Vicente Esquivel. Cinco tapices de Bruselas con escenas del Antiguo Testamento, ornamentos y mobiliario donación del fundador.
Biblioteca y Archivo con manuscritos árabes científicos, históricos y religiosos de Averroes, Maimónides y Tolomeo; códices como el anotado de San Juan de la Cruz. Colección de planchas y grabados del siglo XVII, muchos de Francisco de Heylan.
Las Santas Cuevas poseen capillitas manieristas, y el Cementerio de Tos Canónigos, la escultura de la Purísima de Pablo de Rojas.


Artesanía.
La tradición artística une a su virtuosismo los procedimientos artesanales conservados
Cerámicas albaicineras de Fajalauza, con diferentes formas y procedimientos, en tonos azules sobre fondo blanco árabe transparenta al barro y las refinadas de reflejo dorado o cuerda seca.
La taracea con incrustaciones de maderas, plata, hueso, marfil y nácar, islámica minuciosa o barroca cartujana con formas propias y carey.
Hierros de forja, dorados y policromados platerescos o populares gitanos. Cobre repujado en utensilios domésticos o de adorno. Latón y hojalata en los faroles granadinos. Orfebrería en plata y oro.
Los barros granadinos, barrocos o románticos, en figurillas de gitanos y aguadores.
Tejidos populares granadinos alpujarreños. Alfombras de nudo de la Zubia.


Fiestas de la Toma.
La Conmemoración de la Toma de Granada por los Reyes Católicos el día 2 de enero de 1492 se celebra el día 1 de enero con la solemne Tremolación del Estandarte Real desde el balcón del Palacio Consistorial y el día 2 con otro acto similar, tras vistosa procesión con insignias históricas y personajes vestidos a la usanza tradicional, y Función Cívico-Religiosa, en la Capilla Real y Catedral.


Fiestas de San Cecilio.
La Ciudad sube, en la Festividad de 511 Patrón, a la Abadía del Sacromonte a una solemne misa en que se ofrece incienso y flores, con música barroca; bailes populares granadinos y certámenes gastronómicos, invitándose a vino y productos locales.


Semana Santa.
La Semana Santa de Granada, basada en Cofradías que todos los años acuden a hacer estación de Penitencia a la 5.1. Catedral, recorriendo rincones y parajes mientras se cantan saetas. Destaca en el Albaicín y Alhambra, con la ciudad histórica como escenario de imágenes excepcionales.


La Mariana.
El 26 de mayo, aniversario del sacrificio de la heroína, una ofrenda floral por la mañana en su sepulcro en la cripta de la Catedral y por la tarde en el Triunfo, donde se la ejecutó se acompañan, según los años, con actos culturales o verbenas populares, que recuerdan a la heroína granadina que murió por la libertad.


Corpus Christi.
El Corpus Christi centra las Fiestas Mayores. El miércoles la Pública de las fiestas recorre el itinerario y las anuncia con músicas, gigantes, cabezudos y la Tarasca, que sobre un dragón viste a la última moda. El jueves, la Procesión recorre estas calles cubiertas por toldos y alfombradas con plantas de la Vega. Una vistosa comitiva histórica con los símbolos de la Ciudad, pajes, sillas de mano, carroza, Clero y Autoridades, acompañan solemnemente al Santísimo portado en su custodia gótica-renacentista. Corridas de toros, actuaciones artísticas y casetas en el Polígono de Almanjáyar en el Ferial, crean la ciudad lúdica en que la diversión se prolonga hasta el amanecer.


Fiestas de Septiembre.
La Romería de San Miguel a su ermita sobre el Albayzín en su festividad.
La Procesión de la Virgen de las Angustias, cl último domingo del mes, hace acudir desde la provincia a los granadinos a acompañar sentidamente a su Patrona.


12 de Octubre.
El Descubrimiento de Aniérica se celebra con la tremolación del Estandarte Real en la Capilla Real de Granada ante los Sepulcros Reales, acudiendo el Ayuntamiento en comitiva histórica, con ofrenda floral en el monumento a las Capitulaciones entre la Reina Isabel la Católica y Cristóbal Colón y un Acto Conmemorativo con intervenciones en años consecutivos de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos y el historiador Don Antonio Domínguez Ortiz.


Folklóre.
Desde la época de los Reyes Católicos, los gitanos forman una comunidad destacada, que residía en el barrio de Cuevas del Sacromonte. Las zambras, fiestas folklóricas, extienden sus bailes y cantos.
Por las inundaciones de 1962 se les erradicó a nuevos barrios periféricos, en un difícil proceso que les ha diluido, perdiendo parte de sus características y desapareciendo su hábitat; se conservan, en el Camino del Sacromonte, algunas cuevas con zambras turísticas.


Gastronomía.
La variedad de Granada, por su compleja geografía, modos de vida diversificados y condicionantes naturales diferenciados, permite productos desde tropicales costeros a los de sus sierras. El pasado incorpora, en aspectos aún perceptibles, lo romano, árabe y castellano.
A los jamones de Trevélez se unen los productos del cerdo, en las Alpujarras y el Marquesado, y del cordero, choto, perdices y jabalí.
Los vinos de la costa, alhameños y de Huétor, son mostos generosos, con difusión local, que acompañan el tapeo. De la costa, el ron.
El tapeo, que antecede o suple a las comidas a través de consecutivas copas de vino, con pequeñas porciones de sabrosos guisos, introduce a la cocina. En las vegas, los espárragos y las habas fritas con jamón. Pescados y mariscos del litoral, gambas y rape a la granadina adobado. Exóticos frutos raros en Europa: el aguacate y el chirimoyo. Sopas vegetales frías: gazpacho y ajoblanco. Tortilla del Sacromonte, con huevos, sesos y criadillas.
Dulces de los conventos de monjas de clausura: frutas en almíbar y confitadas de las Comendadoras de Santiago, en el Realejo. Hojaldres, mostachones y tocinillos de las paulas en el Monasterio de San Jerónimo. Huevos moles del Convento de San Antón. Glorias o bizcochadas, trufas de chocolate y cuajadas del Convento de Zafra. Quesitos de Belén, huesos de santo y bollitos de batata del Monasterio de San Bernardo. Torta real de las Tomasas, en el Albayzín. Pastela nazarí del Convento de la Encarnación que une hojaldre, almendra, canela, pechugas de perdiz, jamón, sesos, carne, compota de tomate, pimiento y miel. Con fórmulas y procedimientos celosamente secretos, las pastelerías tienen fama, y los dulces de tradición monsea desde los conventos de clausura introducen en un paraíso goloso en que la yema, almendra y frutas, con miel, azúcar y canela, logran una riqueza que alcanza en sus tocinillos y glorias el nombre del cielo.




desplegarMonumentos y Museos


imprimir Ir al principio Ir a la página anterior Volver a la lista Ir a la página siguiente Ir al final